Carlos Roberto Ávila

Que le pasa al presidente de todos los Colombianos que está llevando al país hasta los extremos con sus decisiones de gobierno, el sostener hasta último momento a la ministra de las Tecnologías de la información y las Comunicaciones – TIC, Karen Abudinen en el gobierno por el escándalo del pago de 70.000 millones de pesos de anticipo por un contrato en donde debía garantizar internet a 7.000 escuelas rurales por parte del contratista Centros Poblados, ambos quienes tienen que responder ante las autoridades, el país y los niños que se quedaron sin internet.

Es inaudito que el gobierno mantuvo en su cargo a la Ministra de las TIC Karen Abudinen y le pide su renuncia de manera tardía, hasta que el país se manifestó en protesta mediante las redes, hasta que el Congreso la citara para una moción de censura, hasta que se volviera un tema internacional donde apareció involucrada la real academia de la lengua española por el significado de su apellido Abudinen y antes que se le viniera otra explosión social.

El presidente a mi parecer se equivocó, debió desde los días siguientes al escándalo de corrupción más grande en el Min Tic, pedirle la renuncia inmediatamente, pues en caso contrario, ella seguía retando a la sociedad, a la institucionalidad, al sistema democrático y judicial del país. En su cuenta de Twitter mostraba su fuerza política y aviva su poderío promulgando en su hashtag #SeguimosTrabajando, demostrando que su influencia es más grande, ella, debió por dignidad y respeto a la patria y al pueblo colombiano asumir el costo político y renunciar a su cargo, sometiéndose a la defensa de sus actuaciones en ejercicio de sus derechos constitucionales y legales antes las respectivas autoridades judiciales y administrativas.

Otra gran equivocación del presidente, fue nuevamente nombrar al exministro de hacienda Alberto Carrasquilla como codirector del Banco de la República, pasando por encima del querer de la gente, ya que después de liderar una reforma tributaria nefasta para los intereses del pueblo colombiano la cual termino alimentando la inconformidad y el descontento social, genero un estallido donde a gritos pedían, como hoy, su renuncia.

Y así como el gobierno volvió a nombrar en un alto cargo del estado a Carrasquilla, la próxima decisión del gobierno será nombrar nuevamente a Karen Abudinen en otro importante cargo de la nación para que promueva otro proyecto igual o similar al que dejo sin internet a miles de niños en Colombia.

Definitivamente, que estamos lejos de encontrar en este gobierno una conexión honesta y seria con el pueblo, donde entiendan que está pasando en las calles, en los barrios y veredas, que quiere la gente, que espera la gente, que necesita la gente, para ello es necesario caminar las calles, escuchar y conversar para construir un nuevo proyecto de país.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *